CLEVER COOKING con HAYA MOLCHO

El duelo gastronómico entre la famosa cocinera israelí y su hijo

Los famosos profesionales ponen a prueba nuestros productos universales

Haya Molcho es una estrella de renombre internacional en el cielo gastronómico. Ahora, la simpática empresaria ha probado para usted los productos Clever Cooking. ¡En un apasionante duelo gastronómico contra su hijo! Aquí podrá averiguar cómo ha transcurrido el duelo, descubrir un par de consejos de profesionales realmente prácticos y seguro que le entran ganas de acudir a uno de los prestigiosos restaurantes NENI.

«La Shakshuka es de la vieja escuela».

— Nuriel —

«¿Qué significa de la vieja escuela? Tú has crecido con Shakshuka, ¿qué estás diciendo?»

— Haya —

Cuando uno observa a la famosa cocinera Haya Molcho y a su hijo Nuriel cocinando, la pasión se percibe de inmediato. Se aprecia el virtuosismo con el que escaldan tomates, quitan las semillas a las guindillas o asan las berenjenas. La compenetración del equipo es evidente, ¡a pesar de que se trata de una competición! Porque el duelo gastronómico Clever Cooking dejará claro quién va por delante a nivel culinario. ¿O quizá no?

Una nueva forma de presentación

Quien busque un ambiente relajado en la mesa, solo necesita el valor necesario para dejarse llevar. La familia Molcho nos enseña cómo: colocan sobre la mesa todo lo que les gusta, muchas cosas incluso directamente en la tabla de cortar. Para la decoración utilizan pequeños pimientos, limones cortados por la mitad y hierbas aromáticas frescas. La sal está en montones en lugar de en el salero. Y el pan no se corta, ¡se parte!

Cocina especiada al estilo Haya

A Haya Molcho siempre le ha gustado probar cosas nuevas y crear recetas propias. Basándose en todo momento en la cocina israelí, pero incorporando sus influencias culinarias, que abarcan desde Marruecos y la India hasta Rumanía, el país de donde proceden los padres de Haya. Sin embargo, hay algo realmente importante en todas sus creaciones modernas: los ingredientes deben ser frescos y de calidad.

La base del éxito del NENI

Calidad, sinceridad y sabor. Fieles a este principio, Haya Molcho y sus hijos abrieron su primer restaurante en 2009. Desde entonces, ya son tres los restaurantes NENI, considerados la quintaesencia de la cocina especiada oriental y moderna. El nombre deriva de las iniciales de los cuatro hijos, por lo que representa el espíritu familiar, fundamental en la vida de los Molcho. Los clientes del NENI lo notan, y todos se integran rápidamente.

No se pierda el NENI

Entrevista a la famosa cocinera

«Cocinar es mi vida», afirma la famosa estrella gastronómica. Y así parece ser: todo lo que hace Haya Molcho refleja esta profunda pasión. Tras el duelo Clever Cooking, tuvimos la oportunidad de mantener una conversación con ella y descubrir más acerca de la simpática y famosa cocinera, empresaria... y madre.

¿Con qué frecuencia cocina personalmente?
Cocino todos los días, para la familia, los amigos, siempre. Es mi vida, me apasiona.

¿Qué se puede aprender de la cocina de Israel?
La variedad. Israel no es solo un guiso, es una mesa bien repleta.

¿Cómo ha educado a sus hijos a nivel culinario?
Siempre han comido de todo y, por suerte, han sido muy flexibles. Para ellos, cada día era una sorpresa:
¿qué habrá descubierto hoy Haya? Siempre estaba probando cosas nuevas, cocina india, africana, y creando mis propias recetas. Desde luego, mis chicos no tenían tiempo para la comida rápida.

¿Es igual la carta de todos los restaurantes NENI?
Presenta ligeras diferencias regionales. Por ejemplo, en Hamburgo incluimos más pescado en la carta, porque allí se puede conseguir más fresco.

Hace poco que habéis empezado a adquirir las verduras de vuestra propia finca en Rumanía. ¿Por qué?
Bueno, me encantan los tomates, y el aroma que busco en ellos es muy difícil de encontrar en Centroeuropa. Así que se nos ocurrió cultivarlos nosotros mismos. Al principio mi marido se creyó que me había vuelto loca y protestaba: me he casado con una princesa que se convirtió en camarera. ¡Y ahora es campesina! ¡Nos reímos mucho!